Ortodoncia lingual: la ortodoncia ‘casi’ invisible

Ortodoncia lingual: la ortodoncia ‘casi’ invisible

Ortodoncia lingual: la ortodoncia ‘casi’ invisible
5 (100%) 1 vote

Si tuviéramos que dividir los tipos de ortodoncias por su aspecto, diríamos que hay tres: ortodoncia tradicional, estética e invisible. Dentro de la primera se engloban los brackets metálicos de toda la vida. En la segunda nos encontramos las ortodoncias de cerámica y de zafiro. Por último, dentro de las ortodoncias invisibles existen dos: el Invisalign y la ortodoncia lingual.

Hoy os queremos hablar de esta última para aclarar algunos mitos extendidos sobre ella.

¿Qué es la ortodoncia lingual?

Es un tratamiento de ortodoncia tradicional, pero los brackets se colocan en la cara interna del diente en lugar de en la externa. Es por eso por lo que hablamos de la ortodoncia lingual como una ortodoncia invisible. Lo será siempre salvo que alguien quiera mirar en el interior de nuestra boca.

¿Por qué es una buena opción?

En primer lugar, la ortodoncia lingual, como el resto de tratamientos, ha de ser sugerido por el especialista. Imagina que tienes un diente rotado y quieres usar Invisalign. Por más que lo desees, este tipo de tratamiento no soluciona las rotaciones dentales y ha de descartarse. Pero vayamos a la pregunta.

La ortodoncia lingual es una opción excelente, por ejemplo, para gente que trabaja con su imagen. Periodistas, actores, etcétera, suelen preferirla porque es la que menos se ve. Además, corrige prácticamente los mismos problemas dentales que la ortodoncia clásica, por lo que combina dos aspectos esenciales para preferirla.

Cuánto tiempo dura una ortodoncia lingual

Aunque cada paciente tendrá un problema con una duración distinta, se estima que el promedio de un tratamiento con ortodoncia lingual es de unos dos años. Insistimos: habrá quienes hayan solucionado su problema en un año y quienes necesiten de más tiempo. Pero, por establecer una comparativa, podría estar a medio camino entre la ortodoncia tradicional y el Invisalign.

Con la ortodoncia, las prisas no son buenas

Sin embargo, aquí es importante hacer una puntualización. No hay que correr con las ortodoncias. Es mucho mejor que los dientes se muevan despacio. No valores una técnica u otra por la rapidez. Al final, uses la que uses, lo importante es el resultado final. ¡Esto es una carrera de fondo!

¿Cómo funciona la ortodoncia lingual?

Es, en esencia, el mismo sistema que la ortodoncia tradicional. Estas son las partes en las que se divide la ortodoncia lingual:

Arcos

Son las dos secciones de alambre que rodean a cada una de las filas de dientes. En la ortodoncia tradicional los encontramos atravesando nuestra dentadura de lado a lado. En la ortodoncia lingual no se ven porque se sitúan en la cara interna.

Brackets

Es cada una de las piececitas metálicas que se colocan en los dientes. Son las encargadas de llevar la fuerza del arco a cada pieza dental. Cada bracket cuenta con una ranura o slot, que es por donde pasa el arco.

Ligaduras

Fijan el arco al diente. Si te has fijado en una ortodoncia clásica, son esas gomitas, a veces de colores, que rodean al bracket. Según se coloquen, transmiten la fuerza que moverá los dientes para corregir su posición.

¿Qué problemas corrige la ortodoncia lingual?

En esencia, la mayoría de los problemas que corrige una ortodoncia tradicional los corrige una ortodoncia lingual. Entre ellos:

  1. Corregir la posición de dientes y huesos que están desplazados con respecto al lugar en el que deberían encontrarse.
  2. En consecuencia, soluciona los problemas de mordida (sobremordida, mordida cruzada, mordida abierta…).
  3. Problemas de espacio dental (diastemas y apiñamiento).

Ventajas y desventajas de la ortodoncia lingual

Ventajas

-La más evidente es la estética, por supuesto. Conseguimos solucionar nuestros problemas dentales sin que nadie la vea.

Funcionalidad. Logramos subsanar los mismos problemas que con la ortodoncia tradicional (la que más espectro de soluciones abarca).

Desventajas

-Puede ser más incómoda los primeros días. En efecto, algunos pacientes pueden sentirse más molestos, puesto que los elementos metálicos rozan la lengua. Eso sí, todos los pacientes suelen acostumbrarse en un periodo no superior a las dos semanas. En general, en unos días dejan de notarla.

-La accesibilidad del ortodoncista es más compleja que con otros sistemas, por lo que las visitas suelen ser algo más prolongadas.

-Puede que no lo encuentres en todas las clínicas, puesto que su colocación exige de una formación específica que no todos los especialistas tienen. En Gross Dentistas, nuestra ortodoncista, Concha Gross, cuenta con amplia formación en ortodoncia lingual.

Lo que se dice sobre ortodoncias linguales: ¿verdadero o falso?

«Mi ortodoncista no me recomienda la ortodoncia lingual»

Y aquí, los potenciales pacientes esgrimen distintas razones: «Dice que no es tan funcional, que no merece la pena, que…». Lo más probable es que este especialista no cuente con la preparación adecuada. En consecuencia, no recomendará un tratamiento que no puede manejar. Sin embargo, la ortodoncia lingual es tan funcional como la clásica. Como método, es impecable.

«Me dicen que la higiene dental se puede resentir»

Cualquier tratamiento de ortodoncia fija exige de un gran cuidado en la higiene. Pensemos que estamos limpiando nuestra dentadura con una aparatología fija que dificulta llegar a todos los rincones. Esto no quiere decir que la higiene bucodental sea peor. Significa simplemente que tendremos que ser más exhaustivos limpiando nuestra boca.

«Es mucho más cara»

Es una verdad a medias. Las visitas pueden encarecerse debido a que llevan más tiempo que las de una ortodoncia clásica. Es más difícil ajustar y reparar, y el especialista necesitará de más minutos. También ocurre a la hora de colocarla por primera vez. Estos procesos la encarecen, pero solo un poco.

«Si se me despega un bracket un fin de semana, tendré que esperar y es muy molesto»

Uno de los problemas que aducen los futuros pacientes de ortodoncia es el asunto de las urgencias. Una llaga o un bracket suelto un viernes por la noche puede arruinarnos el fin de semana. Por fortuna, no es el caso de Gross Dentistas. Atendemos a nuestros pacientes los 365 días de la semana y las 24 horas del día. Cualquier urgencia es solucionada de inmediato.

«No podré comer de todo»

Cierto. Pero no más cierto que con cualquier otro tipo de ortodoncia fija. Debemos evitar aquellos alimentos que se peguen con facilidad a los dientes. También los que sean particularmente duros. Ni que decir tiene que debemos olvidarnos de chicles y golosinas varias. Carnes de ave, pescado, verdura cocida…, deben ser la base de nuestra alimentación con ortodoncia. Y, de paso, de nuestro día a día, puesto que son, además, alimentos muy saludables.

Pregúntanos

Si todavía te queda alguna duda sobre la ortodoncia lingual, estaremos encantados de atenderte en nuestra consulta. La primera visita es completamente gratis y podremos hacer un primer acercamiento a qué tratamiento de ortodoncia es el ideal para ti. Te esperamos.

 

Por | 2017-10-19T13:28:29+00:00 19/10/2017|Ortodoncia|