Problemas dentales durante el embarazo

Problemas dentales durante el embarazo

Una parte muy importante en la planificación del embarazo es, sin duda, la consulta con el ginecólogo; pero además, se debe de incluir una visita al dentista. La futura madre que planea tener un bebé, debe solicitar una revisión, para descartar cualquier anomalía bucodental que pueda dar problemas durante el embarazo; como por ejemplo dientes con caries, muelas de juicio en mala posición, sangrado de encías, empastes que molestan al tomar bebidas frías o calientes, o al masticar, etc… y proceder a su tratamiento.

Durante el embarazo la higiene bucodental es fundamental, ya que debido a una serie de cambios hormonales y de conducta, se pueden provocar caries y enfermedades de la encía con mayor frecuencia. Las enfermedades más frecuentes son:

  • Gingivitis del embarazo: Inflamación de encías por acúmulo de restos de alimentos y bacterias. Las encías se hinchan, duelen al tocarlas y sangran al menor estímulo. Aunque las encías regresan a su estado normal después del parto, hay casos en que los daños que ha provocado la enfermedad son irreversibles (pérdida del hueso que soporta los dientes, movilidad dental y pérdida de dientes).
  • Granuloma piógeno o tumor del embarazo: Se trata de un tumor BENIGNO que aparece en forma de pequeña bola en la encía, sangra y duele mucho. Normalmente desaparece después del parto pero si es muy molesto durante el embarazo, es posible tratarlo. También es provocado por la placa bacteriana.
  • Caries: Enfermedad causada por bacterias que se ve favorecida por los ácidos de los vómitos y por la ingesta de alimentos azucarados.

Para evitar estos problemas recomendamos una limpieza en la primera fase del embarazo, si no se hizo previamente. Además, instruiremos a la futura mamá para mejorar el cepillado dental diario y uso del hilo dental. Tras el vómito, es conveniente hacer enjuagues con flúor o simplemente con agua, antes de iniciar el cepillado.

En el primer trimestre de embarazo, los órganos del bebé se están desarrollando, por lo que los tratamientos que no son urgentes, es mejor posponerlos hasta el segundo trimestre o tras el parto. En el segundo trimestre se pueden realizar tratamientos de urgencia y limpiezas de control. En cambio, en el tercer trimestre no es recomendable puesto que permanecer acostada durante mucho tiempo en el sillón, puede resultar muy incómodo.

Tras el parto, masajea las encías de tu bebé con una gasita húmeda. Cuando salga su primer diente es muy importante que limpies su boca después de la lactancia o biberón. Evita hábitos como compartir cucharas, probar el biberón para ver si está caliente, limpiar su chupete metiéndolo en tu boca, etc…  de lo contrario, las bacterias de la boca se pueden transmitir a través de la saliva. De este modo reduciremos las posibilidades de que tu hijo padezca caries o gingivitis.

By | 2017-05-30T13:59:38+00:00 26/12/2013|Enfermedades dentales|