Tipos de ortodoncia: ¿cuál elegir?

Tipos de ortodoncia: ¿cuál elegir?

Si estás contemplando la posibilidad de comenzar con un tratamiento de ortodoncia para ti o para tus hijos, estás de suerte. En este post queremos explicarte cuáles son los tipos de ortodoncia que existen actualmente en el mercado, y en qué se diferencian unos de otros. También analizaremos cuál va mejor para cada problema bucodental.

¿Qué problemas soluciona la ortodoncia?

La ortodoncia es una especialidad de la odontología que sirve para solucionar todos aquellos problemas relacionados con la mordida. Podemos recurrir a ella en los siguientes casos:

Mordida abierta

Llamamos mordida abierta a aquella en la que uno o varios dientes superiores no logran contactar con los inferiores. Dicho de otro modo, queda entre ambas líneas dentales un espacio que impide que la boca se pueda cerrar perfectamente.

A menudo, la mordida abierta puede ser consecuencia del abuso del chupete en la infancia o por haberse succionado el dedo. También sucede cuando, al tragar, empujamos las piezas superiores con la lengua. Pero puede que, simplemente, la mandíbula y el maxilar no estén en paralelo y no se deba a ninguna causa sobrevenida.

Mordida cruzada

La mordida cruzada es aquella en la que los dientes superiores sobresalen por fuera o por dentro con respecto a los inferiores. Las causas más comunes son que los dientes no han salido por el espacio en que debían hacerlo o que el hueso no se desarrolló correctamente.

Mordida cubierta

Visualmente, detectamos la mordida cubierta porque los dientes superiores tapan más de la mitad de los inferiores cuando cerramos la boca.

Prognatismo

Consiste en un desplazamiento de la mandíbula inferior hacia delante con respecto a la superior.

Retrognatismo

Es el caso contrario al prognatismo. Es decir, cuando la mandíbula inferior está retrasada con respecto a la superior.

Diastema

Se llama así al espacio interdental, que en adultos no debería existir nunca.

Apiñamiento dental

Aunque el apiñamiento dental suele estar asociado a alguna de las causas anteriormente mencionadas, lo definimos como el estado de amontonamiento de algunas piezas debido a falta de espacio o a mala alineación.

¿Qué tipos de ortodoncia existen?

Ortodoncia metálica

Es la más conocida de todas y, aunque cada vez existe más gente que se decanta por otras, también la más común. En la ortodoncia metálica utilizamos brackets de acero inoxidable de la máxima calidad.

Ortodoncia lingual

El método es el mismo que el de la ortodoncia metálica convencional, es decir, brackets de acero inoxidable. La gran diferencia, sobre todo estética, es que dichos brackets se colocan en la cara interna de los dientes. Por tanto, a todos los efectos, es una ortodoncia prácticamente invisible.

Ortodoncia de cerámica (o porcelana)

Pertenece al grupo de las llamadas ortodoncias estéticas. Los brackets no son metálicos, sino de porcelana cerámica, de un color muy similar al diente, por lo que son menos perceptibles. Eso sí, el arco que recorre la boca es metálico.

Ortodoncia de zafiro

En este tipo de ortodoncia, los brackets son transparentes y el arco puede o no serlo. Es decir, según el caso que tengamos que tratar, se utilizará un arco metálico u otro cubierto por teflón, que lo hace casi transparente.

Ortodoncia invisible Invisalign

La ortodoncia invisible o Invisalign se diferencia de las ortodoncias metálicas y estéticas en que es removible. Es decir, no la llevamos continuamente. Se trata de dos férulas transparentes que se colocan sobre los dientes como si de una funda se tratara, y que son imperceptibles a primera vista.

Ventajas e inconvenientes de todos los tipos de ortodoncia

Puede que, leyendo el punto anterior, ya hayas elegido tu tipo de ortodoncia ideal. Pero piensa que la estética es solo una de las muchas cosas que hay que tener en cuenta. Por ello, vamos a tratar de ver cómo funciona cada una de ellas.

Pros y contras de la ortodoncia metálica

La ortodoncia metálica es la más económica de todas, lo cual le otorga una ventaja considerable con respecto al resto. Otra, mucho más importante, es que suele ser la que soluciona más problemas de malposición dental. Y, por último, es la menos proclive a roturas del aparato. En el otro lado, las desventajas son que puede resultar más molesta al principio y que es la que más se ve. Sin embargo, las molestias remiten muy pronto. Y en cuanto a la estética, depende de cada caso. Para los niños, el uso de la ortodoncia es algo muy común, y adornan sus brackets con gomitas de colores que pueden cambiar en cada revisión.

Lo mejor y lo peor de la ortodoncia lingual

La principal ventaja de la ortodoncia lingual es que, si se produce alguna mancha (de esto hablaremos después), esta va a quedar en la cara oculta del diente. Además, y con respecto al Invisalign, por ejemplo, resuelve mejor problemas de dientes rotados o a distintas alturas. También se reduce el riesgo de sufrir pequeñas lesiones en la boca y su capacidad de precisión, como en la ortodoncia metálica común, es mucho mayor. En el lado negativo, la higiene se dificulta más que en otras y el tratamiento puede alargarse más.

Ortodoncia cerámica: en qué gana y en qué pierde

En el lado estético, es una de las claras ganadoras, puesto que los brackets se asemejan mucho al color del diente. Sin embargo, son más frágiles que los de zafiro y, por supuesto, que los metálicos.

Ventajas y desventajas de la ortodoncia de zafiro

Son, tras los brackets metálicos, los más resistentes a roturas. Además, estéticamente son mucho más aceptadas, sobre todo por los adultos, puesto que son casi invisibles. Sin embargo, son más grandes que los metálicos (aunque se vean menos), algo más caros y llevan más tiempo de tratamiento. Esto se debe a que el zafiro aumenta la fricción con el arco y esto ralentiza el movimiento que deben hacer los dientes. Tampoco se recomienda en dientes que no sean muy blancos, porque pierde en parte su capacidad estética.

Lo bueno y lo malo de Invisalign

Lo mejor parece evidente: no se ven y eso puede resultar una enorme ventaja, sobre todo para los adultos. Otra muy grande es que se pueden poner y quitar a voluntad, por lo que la higiene dental es mucho más completa. Son, además, muy cómodos. Pero lo que para unos puede ser una ventaja (que sean removibles) para otros puede ser todo lo contrario. Si no utilizas Invisalign durante todo el día (salvo para comer y lavarte los dientes), el tratamiento puede eternizarse. Además, hay determinados problemas de rotación o maloclusión que este tipo de ortodoncia no puede resolver. El precio es, por último, más elevado que en el resto de los casos.

Últimos consejos

Con toda esta información, te sugerimos que acudas a tu ortodoncista para que te explique cuál es el tratamiento más adecuado para ti. Piensa que, por mucho que prefieras uno u otro, puede que tus deseos no coincidan con la opción adecuada a tu problema.

Y otra cosa muy importante: la ortodoncia exige una higiene dental exhaustiva. Si antes hablábamos de posibles manchas, estas se deben sobre todo a que no cuidamos la higiene como deberíamos. Si te pasas por nuestra consulta, la especialista, Concha Gross, te hablará de todos los tipos de ortodoncia. Y, una vez inicies el tratamiento, te dará las pautas de higiene para que tu boca, dentro de unos meses, sea la envidia de todos.

Por | 2017-09-29T09:46:59+00:00 29/09/2017|Ortodoncia|